Escanciado Gijón - Apartamentos Gijón vacaciones

DIA MUNDIAL DE LA SIDRA

Hoy, 3 de junio, es el Día Internacional de la Sidra, ya que esta fecha simboliza el principio de la temporada de sidra a nivel mundial. La sidra, una bebida de baja graduación alcohólica a base de manzana se consume a lo largo de todo el mundo en diferentes variedades.

El documento más antiguo que menciona propiamente la sidra es uno del S. IX en que se habla de la trasmisión de técnicas y culturas entre el principal reino cristiano peninsular de la época y el imperio de Carlomagno (742-814) y que regulaba muchos aspectos legales del Imperio. En él se menciona la bebida.

La sidra sigue considerándose una bebida y una parte de nuestra cultura.

Fuji, Granny Smith, Golden, Royal Gala… Te suenan, ¿verdad? Pues olvídalas. La sidra de Asturias no se hace con manzanas de mesa, se elabora con alguno de los más de ¡500! tipos de manzana que se cultivan en las pomaradas de la región con nombres tan primorosos como ‘coloradona’, ‘josefa’, o ‘xuanina’.

Si algo es inherente a una bebida como la sidra es su esencia natural. El hecho de derivar de una fruta, de la fermentación del jugo de las manzanas, hace que su contenido en alcohol sea de baja graduación, y los nutrientes que contiene, convierten a la sidra en una bebida altamente saludable.

escanciado

Es la sidra natural la que rompe contra el vaso de cristal gracias al escanciado, el elemento que ha contribuido a disparar la fama de la sidra natural: no en vano, la sidra asturiana es la única que se escancia, un rito que enamora a propios y a extraños en los chigres, las espichas, las fiestas de prau y demás folixas.

¿Y por qué se escancia? Los sidreros advierten: esto no es un folclore, ni un protocolo para entretener a los turistas. Se hace porque así la sidra sabe mejor. Prueba a echar la sidra en el vaso sin escanciar y verás que hay una diferencia considerable de sabor.

Al escanciar la sidra y golpear contra el lateral del vaso, la molécula de la sidra se abre y al volver a su estado inicial atrapa en su interior aire generando CO2. Este gas tiende a ascender arrastrando los azúcares presentes en la sidra y que aún no han fermentado generando un olor característico que potencia el sabor. Y esa es la razón por la que se recomienda consumir la sidra recién escanciada.

A la hora de probar una sidra natural tradicional recién escanciada hay que tener en cuenta una serie de aspectos típicos. Visualmente se debe observar el “espalme”, que es el comportamiento de la espuma superficial que se forma al escanciar: ésta debe desaparecer rápida y completamente, no dejando cercos ni espumas. También se debe apreciar el “aguante”, que consiste en la persistencia de una emulsión de burbujas que ocupa toda la masa del líquido y que va desapareciendo lentamente. Un aguante correcto exige una persistencia más o menos prolongada. Finalmente hay que observar el “pegue” o la adhesión de la espuma a las paredes del vaso en forma de partículas pequeñas y de modo consistente.Árbol Sidra Gijón

También se deja algo del contenido del vaso («culín»), para limpiar al finalizar de beber la parte del vaso que han tocado los labios.

Esto se debe a que, típicamente, en una sidrería asturiana​ cada grupo de amigos usa un único vaso que comparte.

En Asturias puntualmente se dice que se tira el poso del culín para devolver a la tierra lo que ella nos da.

La sidra natural debe almacenarse en un lugar fresco. Su temperatura de servicio es de unos 13 grados centígrados, y en épocas calurosas es aconsejable mantener la botella sumergida en agua fresca, de pie, evitando el contacto del corcho con el agua.

¿Nos tomamos un culín??

 



Abrir chat
Hola 👋🏻, ¿en qué podemos ayudarte?